jueves, 12 de agosto de 2010

5 comentarios:

Moonlight dijo...

Alejarse de todo y encontrar la calma absoluta.Ese asiento solitario está en perfecto lugar.Un beso amigo!

Sra de Zafón dijo...

Preciosa foto y precioso lugar.
El banco no me gusta, pero si me da referencia sobre el tamaño de los árboles, cosa que le agradezco.

Las hiedras envolviendo a los troncos siempre dan un halo mágico al bosque.

Un beso, Marce

Ofelia dijo...

Hola Marce,
descanso.....el silencio lleno que provoca la lluvia....huele a musgo, que es una mullida alfombra para protegernos de la dureza de la piedra, que siempre mira al Norte indicando la dirección para llegar a la meta, que es el centro de uno mismo.
Gracias por esta maravillosa fotografía.
Besos***

marce dijo...

De nada Ofelia. Seguiré con los musgos y lo que se avecina después del agosto. Los musgos se irán marcando más. Y como es normal, la espesura de los árboles a veces no deja hablar el lenguje que entendemos, entonces el musgo puede aparecer casi todo alrededor de los troncos.

un abrazo.

Sra de Zafón.. Pondré otro banco, más lejano. Donde el tamaño de los árboles no dejan apreciar el del asiento.

un abrazos.

Sra de Zafón dijo...

Muchas gracias por el otro bamco, Marce!