jueves, 23 de diciembre de 2010

 Ahora debería escribir sobre la taxonomía que nos hace ser como somos, mirar en centro del universo y buscar en  la cima de los ordenes y clases que nos hacen ser humanos y desearnos lo que tantas veces no podemos construir. Esa falta de dominio de nuestro ser hace que la gota se detenga en la rama del árbol, la amansa para dejarla caer sobre el suelo orgánico sin que dañe su estructura. La naturaleza se viste de todas sus interacciones para poder soportar las perturbaciones que ella misma genera. El ser humano ordena la naturaleza  y se desprende de ella como tal. Se desprende de su propia naturaleza y la sustituye por la protección que le hace débil.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Para crear el cambio, es necesario transgedir lo estipulado, lo habitual, lo conocido y dificilmente esa gota decidira desplazarse con más rapideza de la rama del arbol, carece de esa capacidad. Pero un día alguién movera esa rama, justamente esa, una pajaro, se posara en ella, una persona pasara cerca y la rozara con su brazo o quizas un rafaga de aire provocara que la gota caiga con contundencia, e impacte contra el suelo de una forma agresiva y en ese momento se producira el cambio, un cambio que de otra forma nunca hubiera sucedido.
Besos de navidad

Ofelia dijo...

Querido Marce,
la belleza de esta imagen, esa pequeña gota que podría ser yo misma, encierra el secreto de la vida que cabe en una lágrima, ya sea de alegría o tristeza.
Esa gota contiene toda la in-formación de lo que ha abrazado y se entrega (lo entrega) a la Tierra para que la vida continúe. Es un acto de amor.
Gracias por esta imagen tan, tan bella.
Un abrazo emocionado***

Y Feliz Navidad¡!¡

carmensabes dijo...

Feliz Navidad amiga, que sigas regalándanos tanta belleza como ven tus ojos a través de tu sensibilidad, un abrazo.

Pilar Vidal Clavería dijo...

Realmente no le hace falta título a esta entrada, muestra toda su belleza desde un anonimato que la hace única y perfecta.

Felices Navidades

Rayuela dijo...

el universo todo en una gota de agua...qué bella imagen, qué bello texto!

la gota
caerá
en mi
mano
y
volveré
)tal vez(
a
girar

mil besos,y felicidades*

Carmen dijo...

Al entrar en el blog pensé, "Qué bonita imagen nos ha puesto, Marce, hoy aquí." Pero aún se hizo más bonita al leer el texto que le acompaña. Preciosa reflexión!!
FELIZ NAVIDAD!!
Un beso,

enric batiste dijo...

El ser humano ordena así este mundo
y se desprende de él así tal cual,
de su naturaleza propiamente
con una sucedánea protección
que le hace debilmente artificial
perdiéndose su origen más indígena...
Estas taxonomías de lo humano
se miren hasta el centro de universos,
que busquen en la cima de los montes
los órdenes y clases que nos hagan
ser humanos, humanos, más humanos
y así en el deseo desearnos
eso que tantas veces no construimos
y que quizá podamos construir.
La gota detenida en la rama
del árbol de la ciencia de la vida
que caiga sobre el suelo en lo orgánico
que caiga, que se caiga, que se caiga
sin dañar la estructura natural,
y esa naturaleza desvestida
se vista trasnformada interactiva
de entretelas que puedan soportar
esas perturbaciones que ella misma
genera y regenera en lo que engendra.

Un abrazo en las gotas de las aguas

Wersemei dijo...

Somos seres débiles, pero nos hacemos fuertes gracias al apoyo y cariño de los que nos rodean.
Felices fiestas y que se cumplan todos tus sueños.
Un beso amigo Marce

Isabel dijo...

Como aún es navidad quiero felicitarte y decirte que disfruto enormemente de tus fotos y tus palabras. Ofelia expresa todo lo que quiero decir mejor que yo, como tú, tiene una mirada especial.

Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...

Suerte

Suerte; haberte encontrado navegando por el mundo oceánico de la blogosfera.
Suerte; haber conocido esta bitácora que hace realidad nuestro punto de encuentro cada semana, compartiendo palabras entrelazadas que forman poesías o experiencias varias...

Suerte; poder estar a tu lado en la recta final del año para despedirlo brindando con premura chin! chin!
Las copas en alto llenas de azucarillos de ilusión, semillas de fantasía, perlas de felicidad, almíbar de sueños y pétalos de esperanza.
Suerte; poder prestarnos las alas para continuar el vuelo el próximo año con las plumas bañadas por el haz del crepúsculo.

Suerte; haberte podio escribir estos párrafos que probablemente los puedas leer antes de la hora bruja, que va estar engalanada con las doce uvas, campanadas de fiesta, serpentinas y matasuegras...
Suerte; haber sentido la necesidad de visitarte para dejarte aromas de los lirios del valle con silabas de armonía y toques de aprecio, hasta el cercano día que volvamos a unir nuestras letras para disfrutar de su contenido...

María del Carmen
26/12/10

bicocacolors dijo...

menuda entrada y menudo nivel para empezar el año...me gusta!!!!
Marce te deseo lo mejor de lo mejor para este año!

un abrazo enoooOOOOoooorme,
Elena

Marbisis dijo...

Por falta de dominio del humano
gota en rama del árbol se detiene
esperando poema becqueriano.

Un fuerte abrazo, Isabel
http://marbisis.blogspot.com/