lunes, 11 de octubre de 2010

9 comentarios:

enric batiste dijo...

¡Tapices naturales contenidos
en los ojos que fijan la mirada
que recrea el cuadro de belleza
tan natural en mente natural!

¡Qué gozo compartido de mirar!

Rayuela dijo...

el otoño recorre sus caminos en las hojas...

hermosas fotos!
besos*

Carmen dijo...

El otoño es mi estación favorita. No sé, me da paz, serenidad, me incita a la reflexión...
Preciosas fotografías, Marce!
Un beso,

Ofelia dijo...

Puntual, húmeda, bella. Llegó mi estación favorita. No sé si es la tuya pero la retratas con infinito amor y sabiduría.
Enhojarme....eso voy a hacer mañana, cubrirme de hojas.
Besos***

Elvira dijo...

Las dos primeras fotos me parecen hermosísimas, Marce.

enric batiste dijo...

¿Qué tiempo habrá herido estas hojas
las hojas que detienes sorprendidas,
las hojas que en su muerte aun están vivas,
las hojas del otoño entristecidas,
tiñiendo de colores sus heridas,
pintándose en color por renacer?

¡Tus imágenes hablan sin cesar!

Camino a Gaia dijo...

Fotos increíbles y sencillas.
Invitan a ser contempladas
a sumergirnos en la vida.

Wersemei dijo...

El otoño en pleno auge. Mirar tus imágenes es ver la estación en estado puro. Un beso Marce!!!

Anónimo dijo...

El cenit de la belleza se encuentra al final, cuando la acumulación de las experiencias y de la patina de vida esta adherida a la piel.
Que lástima que en la cúspide de ese tiempo, donde la vista se pierde el periodo de permanencia sea tan breve.
Tus hojas son como la vida, cuanto más interesentes resultan menos tiempo les quedan.
Otoño tiempo efímero, vivir plenamente para admirar todo su esplendor, antes de que las primeras nieves tapen lo existido.