martes, 21 de septiembre de 2010

Cuaquiera de las estaciones puede llegar a se muy dura para el medio  natural. Lo que por un lado se ve con ojos pintorescos, por otro solamente es el bloqueo de la vida. Ambos polos siempre se tocan, dureza de la vida y creación.

16 comentarios:

enric batiste dijo...

Dureza de la vida y creación
fractales de fragmentos resurgidos
sabiamente en la voz de tu mirada.

Otro abrazo admirado de tu verbo

Elvira dijo...

¡Qué hermosura verde y fluida! Muchas gracias por estas imágenes, Marce.

Supongo que conoces el documental Rivers and Tides, una maravilla.

Un abrazo

Ramuol dijo...

Bellas fotografías Marce! No puedo estar más de acuerdo, cualquier época es sin duda dura en el medio natural, todo depende del punto de vista.

Saludos

Ofelia dijo...

Intento imaginar una vida sin cambios y conecto con algo que me contó una genetista. Investigaba con cobayas un gen que provocaba la muerte de algunas células, lo eliminaron o alteraron y la rata murió a los pocos días a causa de grandes tumoraciones. Al no haber muerte el crecimiento celular no tuvo límites.
Parece ser que sin cambios, la vida desaparece.
Así que, bienvenido sea el otoño, no sólo por el cambio en sí mismo, también por su gran belleza que tan bien has retratado.
Por cierto, que puntual es Galicia.
Un beso ante unos tronquitos ardiendo *

Moonlight dijo...

Una gran realidad Marce.Són buenas las fotos,beso.

Anónimo dijo...

colores fundidos en agua, agua nacida del color natural.
reproducción, regeneración y creación. Pasión es la que siento por las formas surgidas de los fractales, la complejidad y la belleza de los orígenes.
mil gracias.

marce dijo...

Saludos enric, la naturaleza en realidad es una fraztalidad.

marce dijo...

Gracias Elvira, había leído algo sobre este este escultor y lo que con sus manos hace, haciendo con lo que le ofrece la madre naturaleza en cauces de ríos y bosques. Un artista ecológico. El artista habla con lo efímero de la naturaleza sin retenerla con la captura, deja que el mismo proceso que forma, destruya.

feliz día.

marce dijo...

Gracias a ti por tus palabra, me estimulan mucho. Sra de Zafon.
Es hace lo que la naturaleza manifiesta. Solo hay que estar en el lugar adecuado para mirar y, ver.

que tenga usted un buen dia

marce dijo...

Saludos Ramuol, he visto tu jilguero, maravilloso este carduelis, puedo verlos a mediados de verano sobre las flores se distintos cardos para extraer sus semillas.
Es cierto, la naturaleza es dura desde nuetro punto de vista desde nuestra piel. Ella está en constante cambio, esos cambios , a veces, son los que nos parecen duros.

Saludos

marce dijo...

Salvo lo apostólico, todo es cambio.
Solo hay que observar las semilla, el roble, la roca, los ríos, a los que nos miran...El otoño es cambio, es parar para vivir, todo se relantiza para afrontar la helada delante de unos tronquitos.
En Galicia hay muchas zonas costeras que ya no tienen otoño de hoja.

un abrazo, Ofelia.

marce dijo...

Muy buenas "anónimo". que sabias son tus palabras; de la complejidad de los orígenes surge todo, cada brizna de paja, cada helecho, el agua del río mostrando nuestro hacer con su color. Recuerdo por tus palabras a aquel matemático sueco Bransley, junto a su colega Mandelbrot que, al meter una compleja fómula en un programa matemático lo que se reprodujo en la pantalla fue un helecho. Estas repeticones a escalas diferentes se dan en la naturaleza constantemente. Me lo has recordado. El constante reciclaje es el motor, regeneración y percepción.

Feliz día.

Bibiano Montes dijo...

Todas preciosas pero me quedo con la primera.
Adversidad ,dureza y cambio es el requisito para la evolución, gracias a eso podemos deleitarnos todos nosotros con esa extraordinaria biodiversidad, gran variedad de formas de vida y colores.
un saludo,

The Ed Pictures dijo...

he visto este blog por casualidad pero pienso quedarme porq estoy seguro de q encontraré cosas q merezcan la pena

saludos

Rayuela dijo...

qué hermoso lugar el tuyo!
admirable!

besos*

wersi dijo...

La belleza reside en todo, en lo bueno, en lo malo y en lo que menos te esperas. Ese río tan lleno de verdor es una delicia para los sentidos.
Un beso Marce.