domingo, 23 de octubre de 2011

Amanita muscaria.



   Con la sequía que había, ciertas larvas del suelo, que a estas alturas estaban aletargadas,  se estaban comiendo el micelio de estos preciosos carpóforos. Las lluvias llegan y comienza el llenado de las cuencas fluviales, la limpieza de la atmosfera, la primera fase nutritiva de los suelos que se disponen a retener los iones suficientes para dar de comer a tanto comensal como soporta su roca madre, en la primavera siguiente.. . . . ..

15 comentarios:

Inma dijo...

Por fin llegan las lluvias, tan esperadas y tan necesarias. Preciosos ejemplares de amanitas.

Rayuela dijo...

oh! no lo creo! primera vez que los veo!

Rayuela dijo...

marce! mi hija pregunta que dónde los encontraste!

beso con OHHHHHHHHHHHHH!*

Maca dijo...

Parece mentira que una cosa tán hermosa, sea mortal.
Bicos

Elvira dijo...

Y otro oooohhhh mío!!! Solo las había visto en las ilustraciones de los cuentos. Me falta el duende... o eres tú?

Bicos

MUCHITA dijo...

Una belleza que sabe a veneno.

Besos mil.

Luis G. dijo...

Son preciosas, una bonita foto, Marce.

Un abrazo,

Luis.

Remei dijo...

Que preciosidad...me llevas a un mundo de duendes, hadas y elfos...
Gracias.
Que bonito debió ser descubrirlas...
Un abrazo.

Laura.M dijo...

Vayaaaa colores!!!
Ampliamdola parece la casa de un duende:))
Lastima que provoque la muerte.
Un beso.

enric batiste dijo...

Las diosas del diablo del veneno...

Anónimo dijo...

Dice la sabiduría popular que las setas son como las mujeres, cuánto más hermosas más peligrosas...
Estas que nos traes hoy son alucinógenas y mortíferas y por más que busque que mujer podría ser así no la encuentro. Creo que este tipo de sabiduría popular es maliciosa :-)

La foto preciosa, de 10 y más, pero, como a Elvira, me falta algo en ella: Tú, quedarías muy bien junto a ellas.

Un beso grande desde el otro lado del bosque.

M.C.

wersi dijo...

Excelente imagen Marce. Muy colorida.
saludos.

Isabel dijo...

¿Ya hay amanitas?

Son de una belleza espectacular.

Juglar dijo...

Efectivamente, falta el duendecillo.
Espectacular colorido pero sólo para admirarlas.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Uno de los más atractivos habitantes del otoño. Dan ganas de volverse gnomo. Abrazos.