viernes, 22 de julio de 2011

Atlántico_Islas Cies_II


13 comentarios:

Wersi dijo...

Sigo teniendo una hermosa sensación al mirar tus fotografías. El paisaje es de ensueño. Ojalá no lo deterioren nunca.
Un abrazo Marce.

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Sobrecogedora naturaleza: icono del batallado equilibrio entre los opuestos... Abrazs.

Elvira dijo...

Oh, qué paisaje tan bello y tan agreste!!! Precioso. Bicos

JOSE MARIA CURADO GONZALEZ dijo...

Muy buen blog,enhorabuena.Las fotografias muy chulas.
http://kanito78.blogspot.com/

marce dijo...

Gracias José Maria, como con otras personas no puedo comentar en tu blog, se me esfuman los comentarios con ese tipo de página. Nunca lo entendí,ni lo entiendo.

A tus fiestas no podré ir, pero gracias por la invitación.

saludos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Qué hermosura de fotografías hay en tu blog, Marce. Un verdadero recreo para la vista y un remanso de paz para el espíritu. Enhorabuena por tanta belleza.
Saludos cordiales y gracias por tu amable comentario.

MUCHITA dijo...

Bellisimas fotos.

Me encanta la segunda donde el agua se muestra en dos partes:
Aquietante y Brumosa.

Besos mil.

marce dijo...

Gracias por tus visitas, Muchi.
Ya sabes que no puedo comentarte.

Pero leo las personas que vas poniendo en Conociendote.

un abrazo.

Remei dijo...

Esto es un sueño...que bien se debe de respirar allí...
Marce, disfruta de lo que te rodea...es un lujo al alcance de unos pocos...
Y dónde te subiste para hacer las fotos?
Besos mi niño.

Isabel dijo...

¡Qué belleza!

Agreste, salvaje, gracias a tu mirada podemos apreciar esas variaciones, y qué bien luce el faro, imagino los marineros que se habran guiado por él.

Gracias, marce, buen fin de semana.

MTeresa dijo...

Es la maravilla de la naturaleza
virgen, agreste, salvaje
tal y como es
sin la intervención humana,
unas fotos preciosas,
te deseo un feliz fin de semana

Grekosay dijo...

Buenos días Marce:
Un gran saludo. Ayer leía una entrevista a uno de los más detacados economistas americanos. La verdad es que estamos como la hoja temblorosa en pleno otoño: me caigo o no. Por el momento es bueno que la vida continúe y, mirando hacia atrás, seamos capaces de reconocer que aquello que tenemos nos sirve para seguir siendo.
Este Norte ha decidido llenarse nubes y regresar a la lluvia fina y "calabobos"...Personalmente es algo que necesito. Te sigo.

Carolina dijo...

Hola Marce, que tomas espectaculares!
Logran conmoverme.
Un abrazo.